Hace cuatro años Franco Herrera sacó una trucha gigante y su video se sigue compartiendo en redes. Recuerda ese día y hace un resumen de cómo se vive la gran temporada actual.

“Noooo, mirá lo que es eso vieja”, Franco Herrera grita y dice que no va a poder sacar semejante trucha, que le va a cortar la tanza. A su lado, Guillermo García, su amigo le da ánimo y lo tranquiliza. Franco lucha con el animal que tironea hasta que lo puede agarrar y grita sin parar de la emoción.

Es gigante, cuando la devuelve al río, le agradece y la trucha sale como un cohete hacia el fondo del lago. En noviembre del 2017 Franco pescó la trucha de su vida, el video se hizo viral y hasta hoy se comparte en todas las páginas de pesca.

Mientras se prepara para salir a pescar el fin de semana Franco recuerda ese momento y da detalles de cómo terminará este año, la buena temporada de pesca. Dice que habían pasado 17 días en el Puente de Tapia, en Limay Medio y llegaron hasta Bariloche en busca de la presa de los sueños.

“Ese día estábamos en Alicurá. Mi amigo, estima que tenía 9 kilos, él trabaja en piscicultura. Se viralizó por los guardafaunas, justo habían ido a controlar y les mostré el video, me felicitaron por la devolución, me pidieron que se los pase y cuando llegué a Junín se había hecho viral. No podía creer, fueron muchos días, habíamos ido a eso, a sacar la trucha que todos queremos”, dice.

Franco vive en Neuquén capital y es un amante de la pesca. Su papá le enseñó de muy chico, por lo que afirma que empezó a caminar y a pescar la vez. Desde noviembre salió mucho a pescar y se prepara para el fin de la temporada.

“La pandemia le vino muy bien al río. Hay mucha vida, muchos alevinos de trucha. Hasta en el paseo de la costa de Neuquén saqué buenas truchas, que hace tiempo no salían”, relata.

Su lugar preferido es Naupa Huen y Arroyito cerca de Neuquén. Desde que se abrió la temporada hicieron varias bajadas embarcados desde Arroyito, también remontaron el río por Naupa Huen. Cada jornada les regalaba unas 15 o 20 devoluciones de truchas de 1,5 hasta 3 kilos.

“Son lugares lindos, tranquilos. Con una embarcación se accede a otros lugares, sin tanta depredación. Es lamentable, pero hay muchos que pescan con carnada, hay mucho furtivo todavía. Yo pesco con mosca y spinning. Mi mejor mosca es un alevino de pejerrey y mosca con plumas de ñandú, las del plumero”, cuenta.

Nunca más sacó una trucha como la del video, pero lo sigue intentando con pasión y la responsabilidad de cuidar el río. Como broche de oro de la temporada piensan ir a Naupa Hue.

Fuente: https://www.rionegro.com.ar/